Ruta de senderismo entre Maqueda y Escalona
Jose Antonio Cadenas Martin 04 Sep 0 Comentario(s)

Esta es una ruta ideal para principiantes, y sobre todo de cara a los fines de semana de verano, una ruta de senderismo cerca de Madrid, por dos pueblos con encanto, y donde podremos remojarnos incluso en el Rio Alberche. Para facilitarles la marcha, y que no tengan que llevar dos coches, les proponemos realizar el trayecto con nuestra empresa, que les deja en el origen de la marcha y les recoge en destino de la misma. La salida de Madrid la haremos a las 10:00 de la mañana, de la estación Sur de Autobuses de Mendez Alvaro, y cogeremos billete dirección Maqueda, a donde llega a las 11:20 aproximadamente. A la vuelta tomaremos el autobús a las 18:40 en Escalona, con llegada a Madrid a 20:20 aproximadamente.
Iniciamos la marcha en la parada de Maqueda, donde podremos visitar la iglesia de Santa María de los Alcázares, del siglo XV, con una torre campanario que evoca el estilo mudéjar, aunque su construcción es de pleno siglo XX. Se construyó dentro del recinto amurallado de la ciudad, y esta apoyada en la puerta Califal. Si está abierta no duden en pasar el retablo de S. Juan Bautista obra de Berruguete, y el altar mayor de estilo plateresco del siglo XVI.
Según subimos al castillo por la calle Real, nos encontramos con la Torre de la Vela. La Torre de la Vela es parte de los restos de la antigua fortaleza del siglo XII. Está construida en mampostería y ladrillo es de planta curvilínea. Su coronamiento conserva los dos pisos superiores, señalados con cinchos de ladrillos de separación y por dos órdenes de ventanas de arco de medio punto. Esta atalaya formaba parte del recinto amurallado de Maqueda.
El Rollo Jurisdiccional Maqueda símbolo de la villa para administrar justicia, se erigió hacia el año 1500. Está formado por una columna de fuste cilíndrico, que en su parte superior tiene grabado un escudo con dos lobos pasantes símbolo de los Cárdenas y un capitel con cuatro leones salientes, uno de los cuales ha desaparecido, se encuentra sobre unas gradas de ladrillo y piedra. El motivo de la instalación de los rollos jurisdiccionales era debido a que durante la Reconquista, los reyes castellanos otorgaban a los asentamientos que se iban consolidando, mediante las denominadas Cartas de Villazgo, privilegios como los de celebrar ferias y mercados periódicos, exenciones de impuestos o dirimir los conflictos civiles entre sus habitantes: el de impartir justicia.
El Castillo de la Vela destaca en la fisonomía de la población toledana de Maqueda. Se trata de un primitivo fuerte avanzado del recinto fortificado que tuvo la villa, conocido antaño como el Castillo de la Vela. Lo más llamativo es el coronamiento de sus muros, con un adarme en el que lucen elegantes almenas y merlones. Está declarado Monumento Histórico Artístico desde 1931. Tiene planta cuadrada con torres redondas en los ángulos y en la parte media de los lienzos de muralla, excepto en el de Levante, en el que se sitúa la puerta de acceso mediante un cuerpo mayor, saliente y con ángulos curvos. En cuanto al recinto amurallado de la antigua fortaleza o villetta, se conservan varias torres, como la que sirvió de campanario a la Iglesia de Sta. María de los Alcázares, la Torre de la Vela y la Torre de las Infantas. Sólo es visitable el exterior del edificio.
Desde el castillo nos encaminamos, por la calle del castillo hasta coger la calle del molino, y cuando termine esta, tomaremos la calle de Quismondo para salir del pueblo, por un camino. En la primera bifurcación, cogeremos la de la izquierda, y en el cruce tomaremos la de la derecha. Proseguiremos todo recto hasta llegar a una finca que dejaremos a la derecha para proseguir todo recto, siempre por el camino principal y sin desviarnos en ningún cruce hasta llegar a la N-403. Este punto es peligroso, puesto que, deberemos cruzar la carretera, y una vez cruzado proseguiremos por la carretera de enfrente unos 600m por la margen izquierda. En el primer cruce de caminos antes de la urbanización, nos meteremos de nuevo por un camino, hasta llegar a la playa del Alberche. Ahí cruzaremos el puente, con precaución puesto que no posee zona peatonal, siempre por la margen izquierda. Una vez pasado dicho puente podemos subir al castillo y visitar la ciudad o comer, pues ya es hora de ello.
Lo más notable de Escalona es su castillo. Visitaremos un castillo gótico con palacio interior mudéjar, famoso en la época por su suntuosidad, y construido por el condestable Álvaro de Luna. Una excelente oportunidad para conocer una fortaleza de uso militar y residencial, con mucha historia. Desde el siglo XII Escalona fue un conjunto amurallado. Frente a la amenaza almohade, el Rey Alonso de Castilla, en el año 1206, convierte el Castillo de Escalona en una fortaleza. Luego concede una carta de población a Domingo y Diego Álvarez, quienes mandan a construir la muralla.
Originalmente, esta muralla medieval tenía mil quinientos metros de longitud, estaba construida sobre la naturaleza y sin ningún tipo de cimientos, tenía nueve metros de altura y dos metros y medio de grosor, haciendo de Escalona un lugar impenetrable. Una vez terminado de visitar Escalona, si tenemos tiempo, podemos bajar al Alberche a bañarnos hasta las 18:40 que nos recoge el autobús dirección Madrid.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad